Tipos de zapatos de mujer

En la actualidad, existen muchísimos tipos de zapatos distintos que tienen como objetivo cubrir las necesidades y los deseos de todas las mujeres que busquen su calzado perfecto. De hecho, ante el avance de las modas y las distintas necesidades de las mujeres actuales, cada vez surgen más tipos que se unen a la ya amplia lista existente a este respecto. Necesitaríamos prácticamente un libro entero para indicar todos los tipos de zapatos de mujer que existen, pero no queremos dejar de señalar a continuación algunos de los más destacados que existen.

tipos zapatos mujer

Pump: Quizá este sea el tipo de zapato que se nos viene más fácilmente a la mente cuando hablamos de forma genérica de zapatos de mujer. Es el estilo clásico de zapatos de tacón, con una puntera totalmente cerrada, un diseño estrecho y un tacón generalmente medio tanto en altura como en grosor. Este tipo de zapato tiene una enorme cantidad de variantes, dependiendo de su diseño y la altura de su tacón. De hecho, en un sentido muy estricto, versiones bastante alejadas de su fisonomía más clásica, como las manoletinas con algo de tacón o los stilettos, también pueden ser considerados zapatos tipo pump. Sin embargo, a la hora de hablar de los pump, generalmente nos referimos al diseño clásico de un zapato básico de tacón, como los modelos tipo baile.

Sandalias: Desde las antiguas civilizaciones históricas hasta los modernos diseños más actuales, sin duda las sandalias son el modelo de zapato que mayor recurrido histórico tienen. Y, desde luego, pese a los siglos que tienen a sus espaldas, no hay duda de que siguen de rabiosa actualidad. Se consideran como sandalias todos aquellos modelos que dejan una amplia parte del pie al descubierto, hasta el punto de que hay algunos modelos de sandalias que son simplemente una suela y un par de tiras que aseguran su sujeción. Dentro de esta definición básica, encontramos sandalias de todo tipo, desde complejos modelos de tacón hasta las típicas sandalias de playa, demostrándose todavía que este calzado histórico todavía tiene mucho que decir.

Bailarinas: El nombre de este tipo de zapato nos puede dar una clara indicación del tipo de fisonomía que tiene este calzado. Se considera bailarinas a aquellos zapatos totalmente planos o casi, con punta redondeada, que se asemejan en su diseño a las clásicas zapatillas de ballet que todavía hoy lucen las bailarinas. En épocas pasadas, solían considerarse un tipo de zapato muy infantil, propio de niñas o jovencitas, en oposición al zapato clásico de mujer que se identificaba con los pump antes descritos, o como un calzado muy informal. Así, solían tener diseños muy simples y discretos, pero hay que destacar que esto ha cambiado en los últimos años y son zapatos cada vez más populares que se usan en prácticamente todo tipo de circunstancias. Son un tipo de zapato que se encuentra muy de moda y ha abandonado los estereotipos anteriores para convertirse en un calzado de rabiosa actualidad con todo tipo de diseño, adornos y decoración posibles.

Los zapatos de plataforma: Sin duda, uno de los más populares tipos de zapatos de los últimos tiempos son los zapatos de plataforma. Se consideran zapatos de plataforma propiamente dichos a todos aquellos que tienen una suela de un grosor mayor a los 3 centímetros. Dicha suela no tiene por qué extenderse por todo el zapato; puede estar solo en el punto de apoyo, como ocurre en los zapatos de plataforma que llevan un tacón muy alto, o extenderse a lo largo de todo el modelo, como ocurre con los zapatos de cuña. En todo caso, este tipo de modelos se han hecho tan populares que incluso otro tipo de zapatos han adoptado algunas de sus características por los indudables beneficios que aportan. De hecho, una de las razones de su popularidad se encuentre en los beneficios que aporta: consigue estilizar la figura proporcionando una mayor altura, pero dando a la vez un mayor soporte al pie del que ofrecen los tacones, mejorando la estabilidad, haciendo que andar sea más fácil y, sobre todo, reduciendo significativamente el dolor que provocan los tacones tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *