10 lugares que hay que visitar en Madrid

Madrid está reconocida como una de las grandes capitales de Europa y la enorme cantidad de rincones que tiene para visitar hace honor a ello. Se necesitaría media vida para recorrer todos los rincones y descubrir todos los secretos que alberga Madrid pero, por si solo tienes un tiempo limitado para estar en esta ciudad, queremos presentarte los 10 lugares que no te puedes perder durante tu visita.

1. Museo Nacional del Prado. Sin duda, la atracción número uno de la ciudad de Madrid es el Museo Nacional del Prado, una de las pinacotecas más importantes del mundo. En sus paredes cuelgan algunas de las obras más famosas de la Historia del Arte, como “Las Meninas” de Velázquez. Otros autores tan destacados como Tiziano, El Bosco, Rubens o Goya, por citar algunos artistas más, también tienen una gran representación en las paredes el Prado. Por lo tanto, este museo es una parada obligada para cualquier persona que se encamine a esta ciudad.

2. La Plaza Mayor: La Plaza Mayor de Madrid es uno de los lugares emblemáticos de la ciudad y un sitio que ningún visitante puede perderse. Esta plaza central de la ciudad, construida en el siglo XVI, ha sido testigo de todo tipo de acontecimientos y actualmente alberga diversas tiendas y bares donde se pueden disfrutar de algunos de los productos más típicos de Madrid. Además, si acudes a Madrid en invierno, en la Plaza Mayor se inaugura todos los años un popular mercado de Navidad que atrae a miles de personas cada invierno.

3. La puerta del Sol, la Gran Vía, Callao y alrededores: La Puerta del Sol es, junto con la Plaza Mayor y el Museo del Prado, uno de los lugares más reconocibles de la capital española. Uno de los lugares de más actividad del la ciudad, conecta directamente con la Gran Vía madrileña y Callao, dos de los centros neurálgicos de la capital. Si te gustan las compras y actividades culturales como las representaciones teatrales, los espectáculos de humor y los cines, entonces este es tu sitio.

4. Palacio Real: El Palacio Real de Madrid constituye uno de los monumentos más bellos y magníficos de la capital. Considerado entre las residencias reales más bonitas de Europa, el Palacio Real de Madrid es un enorme edificio del siglo XVIII que, además de los lujosamente decorados apartamentos reales, también tiene una Armería, con todo tipo de armas y armaduras históricas, la Botica Real y una estupenda Biblioteca Real que hará las delicias de todos sus visitantes. Además, junto a él, se encuentran los preciosos jardines de Sabatini, donde suelen realizarse conciertos, espectáculos y representaciones de todo tipo durante los meses de verano.

5. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía: Junto con el Museo del Prado y el cercano Museo Thyssen, constituye el eje artístico del Paseo del Prado y uno de los mejores centros de arte moderno del mundo. Alberga grandes obras de arte universales como el famoso “Guernika” de Picasso y es uno de los museos más interactivos, novedosos y apreciados por los visitantes. Para cualquier amante del arte, el Museo Reina Sofía es una parada obligada.

6. Parque del Retiro: El parque del Retiro es el principal entorno natural del centro de Madrid. Es un lugar estupendo para pasear, especialmente si acudes a la ciudad con niños. Allí puedes disfrutar de una enorme cantidad de actividades, como navegar en barca por el enorme lago central del Retiro, disfrutar de espectáculos de marionetas y realizar todo tipo de deportes. Incluso, si acudes en el momento adecuado, puedes disfrutar allí de la popular Feria del Libro de Madrid, que se suele celebrar en el mes de junio. Una visita obligada para cualquiera que se acerque a Madrid.

7. El Templo de Debod: Muchos se sorprenden al descubrir que en Madrid hay un templo egipcio conservado en perfectas condiciones. Sin embargo, así es. El Templo de Debod fue un regalo que Egipto le hizo al gobierno español en 1968, en agradecimiento por la ayuda que le había prestado para salvar su patrimonio de ser anegado por las aguas con la construcción de la presa de Asuán. Así, este templo dedicado a Amón y a Isis fue trasladado piedra a piedra desde Egipto y reconstruido en el emplazamiento en el que ahora se encuentra, cerca del Paseo del Pintor Rosales y de la Plaza de España. Es un lugar realmente encantador y disfrutar de un atardecer en el templo de Debod es una de las experiencias más bonitas que Madrid te puede ofrecer.

8. El Convento de las Descalzas Reales: Cerca de la Puerta del Sol y de Callao se encuentra escondido este precioso monumento cuyo sobrio exterior traiciona las maravillas que esconde en su interior. Este convento de patrocinio real, fundado por la hermana pequeña de Felipe II, Juana de Austria, a mediados del siglo XVI, guarda en su interior algunas de las obras de arte más espectaculares de Europa. Desde cuadros de Tiziano, Sánchez Coello o Van Eyck hasta un altar hecho con espejos pintados, pasando por toda una serie de tapices hechos con cartones de Rubens, las Descalzas esconde una nueva maravilla en cada rincón. Visita este portentoso lugar.

9. Chueca: El barrio de Chueca se ha hecho famoso por ser el centro de fiestas y ocio nocturno de ambiente más célebre de toda España. Si llegas a Madrid buscando diversión nocturna, Chueca es el primer lugar al que debes acudir. Está repleto de bares, establecimientos alternativos y comercios innovadores, haciendo de este lugar uno de los más populares entre los visitantes de la capital.

10. El Monasterio de San Lorenzo El Escorial: Un poco apartado de Madrid, es una excursión obligatoria si se dispone del tiempo suficiente para verlo. San Lorenzo de El Escorial es un municipio cercano a la capital que tiene como principal atractivo el famoso Palacio-Monasterio de San Lorenzo El Escorial, una de las mayores obras arquitectónicas del país. Hogar de maravillosas obras de arte y compuesto por varias partes, a cual más maravillosa, es especialmente conocido por su incomparable panteón, lugar de enterramiento de la familia real española desde el siglo XVI. Pero en sus alrededores también se puede disfrutar de otras joyas, como la Casita del Príncipe, la Casita del Infante y un magnífico entorno natural donde se puede ver todavía la llamada Silla de Felipe II, donde se decía que este rey se sentaba a observar cómo avanzaban las obras de su magna construcción. Una opción ideal para pasar el día rodeado de naturaleza, historia y belleza sin par.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *